Técnicas en Ability Center - Centro de fisioterapia y rehabilitación en Madrid

 

Cinesiterapia Electrotermoterapia Vendajes funcionales Kabat  
Masoterapia Stretching Drenaje linfático manual (DLM) Tratamiento Miofascial  
Electroterapia Pliegues cutáneos Vendaje neuromuscular Cross Tape  
Punción Seca Readaptación de lesiones Preparación física Valoraciones  
Inducción Miofascial Osteopatía  
 

 

 

Documento sin título

Inducción Miofascial

 

También conocida como la liberación miofascial, la inducción miofascial es una terapia que está dirigida a las fascias del cuerpo e indirectamente al resto del aparato locomotor, es decir al resto de vísceras y estructuras.

 

Además, está basada en suaves estiramientos y presiones en distintas partes del cuerpo con el objetivo de mejorar las restricciones que se producen a nivel de la fascia.

 

Cuando se habla de fascia se refiere al tejido conectivo con alto contenido en colágeno, que envuelve los huesos, músculos y articulaciones, estructuras nerviosas y vasculares, los cuales protegen y mantienen la estructura del cuerpo unido, para darle la forma que tiene.

 

Además, es importante destacar que la fascia puede sufrir acortamiento y endurecimiento, por contener colágeno, y esto ocurre cuando determinadas fuerzas actúan sobre él. Asimismo, hay que señalar que el sistema fascial del cuerpo forma una red ininterrumpida en la que la lesión de la fascia puede causar alteraciones en otras zonas distantes a través de distintas compensaciones.

 

Esta técnica manual creada por el Doctor Andrej Pilat, (también fisioterapeuta y profesor principal de la técnica) trata de liberar el tejido fascial, generando beneficios tanto en el sistema simpático, como el parasimpático y nos ayuda a regular y equilibrar ambos, logrando beneficios a nivel global, incluidos el sistema musculoesquelético y articular.

 

La liberación miofascial está enfocada en los tejidos fasciales que se encuentran alrededor de los músculos. Lo primero que hace el fisioterapeuta es posicionar el área dolorosa ya sea en el extremo de la barrera del movimiento o de forma alternativa en el área de mayor comodidad.

 

Después de esto el paciente respira fácilmente y lentamente, y el fisioterapeuta se encarga de palpar los tejidos fasciales con el fin de buscar una sensación ligera que indique que el tejido está listo para relajarse.

 

Asimismo, es importante señalar que estas sesiones suelen ser largas y pausadas, esto debido a que conseguir que el tejido conjuntivo se relaje es fundamental, pero para ello se precisa del factor tiempo, de tal forma que no se obliga el estiramiento, sino que se deja que la estructura vaya cediendo.

 

Indicaciones:

 

Tendinitis
Patología de hombro
Fascitis Plantar
Ciáticas recidivantes
Restricción o dolor en cicatrices de cualquier Tipo
Cesáreas
Fibromialgia y Polimialgia
Bruxismo y alteraciones de la ATM
Cervicalgias
Dolor en sacro
Rotura muscular